El “teatrín” de las Señoras Polleras

IMG_6039¿Sabes lo que es un teatro Kamishibai?  Kamishibai (紙芝居), literalmente significa “drama de papel“, es una forma de contar historias que se originó en los templos budistas de Japón en el siglo XII.   Suele estar dirigido a niñas y niños pequeños, también es utilizado como recurso didáctico. Está formado por un conjunto de láminas que tiene un dibujo en una cara y texto en la otra. Su contenido, generalmente en forma narrativa, puede referirse a un cuento o a algún contenido de aprendizaje.

Buscando ideas para crear un teatro para contar el cuento en la Feria del Libro, se me ocurrió diseñar una comibinación de Kamishibai con personajes o títeres de papel.   Primeramente hice el diseño en papel (el wireframe), pensé en hacerlo de madera pero iba a ser muy pesado y no muy portable, por lo que conseguí una gran caja de cartón, con un exacto le corté un rectángulo en la parte superior por donde metería los personajes e hice otro corte largo y angosto al lado izquierdo por donde metería las láminas con los fondos del cuento.

IMG_6048Luego para reforzar más la caja, medí y pegué láminas de cartoncillo negro por dentro y fuera de la caja, entonces para darle un look bien “Abissag”, recubrí la caja con papeles con texturas que luego pinté un poco con algunos acrílicos de colores, para darle ese look “antique” puedes usar tintas o betún hacía los lados de la caja.  Esa fue la versión 1.o del teatrín.   Las láminas fueron impresas en alta calidad en una imprenta, luego las pegué sobre cantoncillo negro y a cada una la enumeré y le puse un agarrador (para poderlas sacar y meter a la caja).

Los personajes también fueron impresos, cortados y pegados en cartoncillo, luego les pusimos alambres por detrás para sostenerlos.

IMG_6288Luego de mi segunda presentación como cuenta cuentos, con las ganancias que obtuve ese día me fui a comprar algunas otras cosas que le faltaban al teatrín para hacerlo mucho más “lujoso” :-).  Compre varias telas que podían utilizarse para cortinas, pero al final encontré la tela ideal y en el color que la buscaba.   También encontré otras cositas en la sedería como las cintas doradas que amarran las cortinas. Faltaban las luces y me fui a una electrónica de esas donde venden luces “pritis” para buses y compré una tira de luces led, allí el chinito le conectó los cables a una batería pequeña y “voilá” tenemos luces!. Ese mismo día pasé por otro almacén donde venden cosas de hogar y quedé encantada con esas cornisas de foam que se ponen en las paredes, me la imaginé para el teatro pintada de dorado y dije ya con esto estamos listas.

 

Al final ya estaba quedando como el Teatro Nacional… sólo le faltaban los frescos de Roberto Lewis.  Jejejej, me divertí un montón creándolo y sé que los niños lo disfrutaron muchísimo!

IMG_6551

Save

Save

Save